grupo wassap

Madres de Wassap en busca de disfraces, ¿realidad o ficción?

Se aproxima diciembre y me echo a temblar. La profe de mi superhija es una de esas maestras creativas, maravillosa en su trabajo, a las que le gusta fomentar el espíritu de compañerismo entre los niños y potenciar su imaginación. Es original como ella sola y cada año, su clase, es la gran triunfadora en el festival escolar navideño. Pero claro, y como es normal, en la educación de nuestros hijos participamos todos, y aquí es donde comienzan nuestros devaneos de cabeza y mi particular tensión llegadas estas fechas: ¿de qué tocará disfrazar a los peques este año?.

Para solucionar este terrible trance, participo en un grupo de whatsapp, de esos que formamos las mamis para compartir y resolver estos casos… Esa es la teoría, la realidad, como suele ocurrir con la mayoría de las hipótesis, es bien distinta. Pero para que me comprendáis mejor, paso a presentaros a mi grupo de Madres de Wassap.

ORGANIZADORA

La Organizadora. Ella fue la creadora del grupo. Trabaja por cuenta propia en negocios de tipo piramidal. Cuando la conocimos vendía bisutería de calidad, ahora, cosméticos naturales. Bombardea al grupo con incontables promociones e invitaciones a eventos, y pobre de la que conteste, porque caerá en sus redes comerciales sin posibilidad alguna de escape. Suele lanzar la típica pregunta de ¿Tenemos ideas para esto? y desaparece hasta que la solución ya está casi decidida, excusándose en su falta de tiempo, y sentenciando para apuntarse el tanto.

artesana

La Artesana Creativa. Ella es una manitas, creadora de complementos y la reina del DIY (Do It Yourself, háztelo tú misma, vaya). Se conoce todos los blogs y tutoriales de Youtube en los que te explican paso a paso cómo hacer tal o cual cosa. En una ocasión nos convenció para que nosotras mismas realizáramos el disfraz de turno, ¡parecía tan fácil!…El suyo quedó ideal, los del resto…mejor olvidarlos. Mientras que su hijo era una estrella perfecta y maravillosa del universo, los nuestros parecían personajes descartados de un capítulo perdido de Bob Esponja. Desastre total.

TRENDY

Mari Trendy. Que conste que la llamo así respetuosamente, no hay nada de envidia en este apodo cariñoso. Tiene el trabajo ideal, relacionado con publicidad y moda, creo, nos ha contado más de una vez cuáles son sus cometidos profesionales, y la verdad, se me escapan. Se sabe todo, todito, todo, sobre las últimas tendencias sobre maquillaje, peluquería, moda y belleza en general. Se conoce de pe a pa las tiendas online más chics del mundo mundial y en una ocasión nos encontró los disfraces de unicornio más divinos que jamás pudieras imaginar. Estaban disponibles en una web neoyorkina en la que, por lo visto, compraban las celebrities mas in del momento. Hicimos el esfuerzo grupal (porque eran carísimos, eso si) y la verdad es que eran estupendos. Lo pudimos comprobar cuando llegaron, una semana después de la fecha del festival. Tuvimos que apañarnos con unos pijamas en tonos pastel… catastrófico.

DESASTRE

Miss Desastre. Es un cielo de mujer, siempre dispuesta a echar una mano en lo que haga falta; en ir a indagar si en tal o cual sitio está aquello que buscamos, en rematar o adaptar cuando lo que encontramos no es de la talla adecuada…pero a su manera. Vive en un eterno despiste, por lo que confunde direcciones, precios y tallas, olvida fechas límites o simplemente se rinde cuando ya es demasiado tarde para reaccionar. Perdió la confianza del grupo el año en que había que vestir a los nenes de flamencos (esos pájaros rosa) y ella se propuso encontrárnoslo a todas y apareció con unos bonitos trajes de sevillana… En fin.

CAZACHOLLOS

Cazachollos. La mujer con más conocimientos sobre almacenes chinos, mercaditos y tiendas en liquidación al norte, sur, este y oeste del Mississippi. Su dudoso gusto se manifiesta en una obsesión casi compulsiva por conseguir y combinar prendas y complementos de imitación, eso si, a precios de risa. Pensábamos que nuestros quebraderos de cabeza con respecto a este tema, habían acabado para siempre cuando ella descubrió en una ocasión un sitio en el que podíamos conseguir un disfraz de soldadito de plomo a coste de saldo…Hasta las tres de la mañana estuve recosiendo las piezas que se despegaban y ajustándolo para que se pareciera más a un traje que a una batamanta de plastiquillo. La reacción alérgica que le provocó al hijo de Miss Desastre mejor ni la comento.

PAPI

El Superpapi. Casi me olvido de él, no sabemos si trabaja en un horario extraño o es el amo de su casa. El único hombre en el grupo. Intenta participar en lo posible, pero la verdad, lo solemos ignorar bastante, pobre. Sus comentarios e ideas caen en saco roto en la mayoría de los casos, pero también he de confesar, en honor a la verdad, que cuando entramos en bucle, es quien nos saca del atolladero verbal.

¿Te suena este paisaje virtual? Pues en esa estamos. Pero este año tengo la solución.

A través de Facebook he encontrado la web de Peter Fraz, y ya he pedido información. Estoy de lo más contenta, porque, pida lo que pida la maestra creativa, podemos encargarlo y nos lo hacen de manera personalizada. Tienen experiencia en este campo, de hecho son especialistas en disfraces grupales (¡hicieron 160 minions el pasado año para un colegio!), la relación calidad-precio es estupenda, fabrican ellos mismos y en España (¡viva el producto patrio!).

¿Qué más pedir? Pues convencer al grupo.

Pero ya tengo una estrategia clara; le voy a mandar un privado a la Organizadora para que parezca que la idea sale de ella, otro al Superpapi para que apoye la propuesta, a la Mari Trendy le va a fascinar, y añadirá la web a sus favoritos, la Artesana va a flipar con el sello personal de los disfraces, a la Cazachollos le van a encantar los precios y a Miss Desastre la voy a invitar a un café.

Ilustraciones: Tó Campos